Blog

Dibuja la linea-0
abril 23, 2015
|

Dibuja la linea

En este mundo loco, donde “sombreado” es sólo un filtro de Photoshop, un buen artista guarda su herramienta lápiz del ordenador cerca y el lápiz de carne y hueso todavía más cerca. Hacer bocetos a mano es – y siempre será – un comienzo muy valiosa para el proceso de diseño, y nos engañamos a nosotros mismos cuando nos saltamos este primer paso y pasamos directamente al ordenador. En R2, nos encanta dibujar, y aquí están algunas de las razones por las que utilizamos esta habilidad manual sobre el hardware:

Déjalo salir
Quizá te suena la frase “practica diseño seguro; utiliza un concepto.” ¿Y qué mejor manera de explorar ese concepto que dibujándolo? Esbozar puede ser rápido y sucio – perfecto para explorar y redefinir cualquier idea que se te pase por la cabeza. No sólo eso, esbozar también te permite ver todas tus ideas para comparar elementos clave de tu diseño, y te ayudará a filtrar lo que te sirve y lo que no.

Mejor feedback
¿Cansado de un feedback insulso por parte del cliente? Trata de mostrar algunos bocetos la próxima vez que tengas que presentar un logotipo o un diseño. Es mucho más fácil “editar” un boceto – en lugar de un diseño pulido – cuando tienes la primer fase del dibujo en mente, y es más probable conseguir un feedback claro sobre cómo deberías proceder en consecuencia. Esto ayudará, en lugar de obstaculizar, a tus revisiones, y podrás seguir adelante con menos dolores de cabeza.

Revisa. Matiza. Repite.
¿Alguna vez has pensado en dibujar como una manera de aprender sobre tu propio proceso de diseño? Una vez que has llegado al final de un proyecto, echa un vistazo rápido a todos los bocetos que te hicieron llegar hasta ahí. Esta es una gran herramienta de auto-aprendizaje, y seguro que sacas algo de provecho. Busca qué elementos de diseño te sirvieron, y qué conceptos e ideas se quedaron atrás – jugarás con ventaja cuando tengas que realizar tu siguiente diseño.

Bloqueo anti-artista
A nadie le gusta el diseño pasado de moda, dibuja para entrenar tus engranajes creativos antes de que se oxiden. Deja que tus ideas fluyan sobre el papel – incluso si no tienen nada que ver con lo que estás trabajando– es una gran manera de despejar tu mente y paliar el bloqueo de tu faceta artística. El cerebro es increíble a la hora de hacer conexiones con el fin de resolver los problemas, a veces a partir de material que aparentemente no tiene relación, así que dale una oportunidad a tus habilidades para dibujar la próxima vez y no te quedes estancado.

Empieza de cero
El hecho de que puedas hacer todo en tu ordenador, no significa que debas hacerlo. Trabajar siempre en tu portátil puede hacer casi inevitable que desarrolles ciertos hábitos que hagan que todos tus diseños se parezcan a algo que ya hayas hecho antes. Si crees que te puede pasar esto, trata de hacer algo nuevo – trabaja en papel en lugar de sobre pantalla. Esbozar tu diseño te ofrece un papel en blanco sobre el que experimentar, sin cuadrículas, reglas y otros procedimientos que te harán quedarte atascado en el camino.

No te equivoques: todavía puedes amar a tu ordenador – simplemente no agotes la máquina… al menos no completamente. La habilidad de dibujar es maravillosa, y si no la utilizas de forma regular, por lo menos dale una oportunidad para ver si te ayuda a mejorar en el proceso de diseño.

Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar

0 Comments


What do you think?

Leave a Reply